sentir merecer sentir

me decían ‘conexión’ y no entendía. mi cuerpo se estremecía, se encerraba, y por mucho que tocara, no sentía más que ansiedad y miedo. el ‘deseo’, me dicen, está ahí, en alguna parte. y lo sé porque de alguna forma lo siento. se acerca a mí, y poco a poco creo que me siento. no es el alcohol, no es el calor, es un cuerpo, cercano, mío, que desea y conecta consigo mismo. y es en este momento en el que por primera vez en muchos años pienso y siento que merezco un poco de todo este sentir.

 

 

 

 

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

imágenes que esperan

imágenes. o una sola. una sola imagen, entre muchas, entre miles. que llega tarde. muy tarde. que ya no vale. que no vale, ni la pena, ni  la alegría, ni intentarlo. no merece el esfuerzo. no te lo mereces. y me da igual lo que quieras darme ahora mismo. pienso, mucho, a golpes, y en continuo, que demasiado he aguantado ya. y que me digan ‘oye, espera, un poco más’ me parece violento, cínico, doloroso. más de 5 años esperé, y aún, cuando pasabas por delante, mientras me veías esperando, sonreías y me decías ‘un poco más. 5 años más’. por eso, esa imagen, me duele, hasta el fondo de mi ser, hasta el fondo de todo lo que siento y duelo. hasta lo más profundo del pozo al que quiero enviarte para no volver a rescatarte nunca más.

 

19401958_10213258054224902_8110687528910360824_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

reconocimiento

sentada mirando como pasan los días, los años, la vida. me prohibí el deseo porque no me creía con el valor suficiente como para sentir. perseguía el reconocimiento, pero solo lo conseguía por mi trabajo. se me prohibió el reconocimiento emocional. no hablo del reconocimiento social, ese que va tan ligado a unas normas y estructuras concretas. no. hablo del reconocimiento personal, relacional, reconocer la importancia de algo, de alguien, de la relación, de lo que te aporta. ese que las normas y las estructuras no nos permiten dar ni recibir, porque no vemos más allá de la objetificación estructural con la que vemos a les demás. mi pequeño vacío es la falta de reconocimiento. hace unos pocos años me atreví a gritarlo, y hoy ya forma parte de mi discurso diario: sin reconocimiento nos dolemos, nos hacemos daño. la falta de reconocimiento nos menosprecia, nos aisla, nos excluye. pasé de gritarlo a exigirlo y del reconocimiento al deseo. y del deseo a mis más profundos miedos.

 

17492412_10212301868040845_4832761237493599111_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

difracciones

la noche en que brillaste caminabas silenciosa cerca de mí. la intensidad me paró. la intensidad que me llama constantemente. esa intensidad que está allí, esperando a que la abrace. esa intensidad que tiene mirada de ida, de loca. de esas a las que siempre nos han dicho que no podemos formar parte de la normalidad. de esas que nos han perseguido y excluído a la vez. de esas a las que en el colegio nadie quería al lado. yo era una de esas.

te sigo mirando, y veo luna. me fascina el brillo que se refleja y luego se difracta en superficies múltiples y diferentes. esos materiales que son diferentes, que divergen, que no son iguales que todo lo que le rodea. en ellos me difracto, me expando, me contraigo, para luego volverme a juntar.

nunca me rendí. y por eso estoy aquí.

 

19092686_10213125018299087_830387157724165034_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

es tiempo de lamerse heridas

tengo muchas ganas de lamerme cada una de las heridas. sé que son muchas, pero ganas y ayuda no me faltan. quiero poder caminar sin sentir que me ahogo en cada pensamiento. quiero poder tocaros sin tener ganas de huir. quiero poder estar al lado de quien me ha ayudado. quiero devolveros todo eso que me habéis dado. quiero quereros, amaros, afectaros, acompañaros. quiero que me atraviese cada rayo de sol, y bañarme en cada gota de lluvia. quiero ser, estar, sentir, vivir. quiero lanzarme al vacío sin hundirme. quiero la intensidad. que algún día llegará. que algún día volverá.

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

redes a/efectivas

llevo años deseando tener la fuerza para marchar de mi infierno particular. nunca la he tenido. ahora la tengo. eso no quiere decir que no me duela. pero tengo la fuerza, y una red sobre la que tengo ganas de lanzarme, a la que tengo ganas de pedirle un soporte. una red que quiero empezar de una vez por todas a querer y dejar que me quiera. una red a la que quiero cuidar. y ahora cuento los días hasta conseguirlo. poco a poco, pero podré. y lo mejor de todo: esto querrá decir que también puedo cuidar de mí.

18836721_10213018847564885_8592668835467820063_o

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

 

va por vosotres

va por vosotres. va por el que me llama porque está en crisis. por la que me pide tímidamente cuando nos podríamos ver. por ese suave e intenso cuerpo. va por esas largas charlas filosóficas con tacto. va por esas dudas. va por esos encuentros efusivos que siempre empiezan y terminan con un ‘te quiero mucho’. va por esos bailes y esas largas charlas sobre relaciones dolorosas. va por la rabia que siento de no poder dedicaros más tiempo, más estima, más intimidad, más caricias. va por esos besos que os daría y que soy incapaz de gestionar. va por vuestro afecto, que siento cada segundo de mi vida. va por los cuidados que siento. va por la admiración constante que siento por cada une de vosotres. va por mis vínculos. gracias por estar.

no lo voy a hacer por mí. lo voy a hacer por vosotres, que me cuidais más de lo que lo he hecho conmigo misma en toda mi vida. mi fuente de fuerza, mi cariño, que algún día podré devolveros.

 

15369952_10211301327387954_1100520323993673210_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)