cerrar un proceso, alargar un abrazo

el trauma limita. pero, ¿serán todos los límites malos? el trauma enseña, y de la enseñanza hay límites que pueden dejar de ser temporales para pasar a ser una buena compañía. me acerco a un abismo, con calma, sin prisa, me quiero quedar mucho tiempo aquí. la palabra que más me resuena ahora es ‘familia’, pero esa palabra resignificada, construida a través de nuestros discursos, críticos, con los que me arropo antes de ir a dormir para no tener pesadillas. mi ‘familia’ la construyo alrededor de un concepto, que es el afecto, la red afectiva.

antes de ponerte a gritar una y otra vez que tienes que recuperar algo de ti o que tienes que volver a ser algo otra vez, pregúntate si realmente es eso lo que sientes. lo que te enseña el trauma no es siempre algo que desechar, algo que afrontar, algo que cambiar, algo de lo que ‘recuperarse’. a veces son cosas que pueden ayudarte a abrigarte y a sobrevivir mejor día tras día en un mundo frío y hostil.

este largo abrazo que me he estado dando este último año ha sido uno de los más hermosos que me he permitido a mi misma. ahora empieza otra etapa, donde ya no necesito ese abrazo, sino que lo alargaré para simplemente disfrutarlo sin que nada ni nadie se vuelva a apropiar de mí.

en realidad es por motivos como este, la coincidencia del otoño, que me gusta mi cumpleaños. es la época más intensa para cerrar procesos.

 

23631953_10214607488439914_2891380341954572454_o

Anuncios

soledad

durante los últimos 8 años he aprendido a apreciar la soledad. era mi refugio, mi descanso. era el espacio, el momento, donde nada podía afectarme, tumbarme, encontrarme. era mi compañía, rota, pero mía y de nadie más. no era sólo de espacio, era también virtual, temporal, metafórica, simbólica, conceptual. la soledad, era el único descanso que tenía mi corazón para reposar mientras fuera tenía que hacerse constantemente fuerte, duro. era el único momento en que podía permitirse latir, para que no se volviera piedra con el tiempo. y es en la soledad donde lo siento latir más fuerte, porque es donde ha aprendido a respirar.

 

22729087_10214441911980606_2277286739294271325_n

(de la película ‘sympathy for lady vengeance’ de park chan-wook)

 

 

salí

se mezclan los procesos. observas fuera y ves un reflejo de lo que se mueve dentro. empecé mi propio proceso de independencia hace 3 años entre mucha ansiedad, lágrimas, sin ninguna energía. cada día la pendiente era más grande. pensaba que no lo podría superar, estaba atrapada en un vórtice de violencia diaria imposible de esquivar. la única solución que encontraba era dejarlo todo e irme muy lejos. muy lejos. cambiar de país, cambiar de estado, cambiar de continente. las manos que me ahogaban ni siquiera me ayudaban a levantarme un poco del suelo. decidí no huir (un error) por falta de apoyo. todes me decían que fuera valiente, que me esforzara. lo odié, y aún lo odio. de esa forma tuve que terminar una tesis que me ataba a un maltrato. no voy a permitir nunca más que alguien me pida que sea valiente, que me esfuerce, que haga como si nada pasara. si acaso que sea una decisión mía, si es que me place. me levanté hace 3 años, me levanté y me prometí que saldría de esta.

y 3 años más tarde, salí.

 

photo_2017-10-08_11-58-25

empieza una bonita y emocionante travesía

el dolor se va y las heridas aparecen en forma de cicatriz. no ha sido lento, ha sido a golpes. este último golpe ha sido una fantástica sacudida. me declaré en huelga de amaros, y ahora tengo un espacio enorme que quiero llenar con intensidad. calma, intensa. tranquilidad, intensa. ahora ya no me despierto llorando, sino con una enorme sonrisa. pero no te creas que ya no te pienso. te odio con todo mi corazón. lo que pasa es que ya no me afectas.

¿qué necesito? calma, sólo calma. y la compañía de mí misma, esa que tanto he olvidado durante toda mi vida. ahora empieza una bonita y emocionante travesía.

 

 

photo_2017-09-08_17-16-45

curar heridas

curar heridas no implica tener que quitar sus marcas, sino aprender de ellas, cuidarlas, abrazarlas. las marcas son los recuerdos y la memoria que te ayudan a protegerte. no quiero olvidar nada de lo que ha pasado. y recordarlo ahora me está gustando, porque ya no me duele. me sorprende, pero no es nada inusual. es lo que hay, cada día. por eso hago activismo, no solamente desde el amor, también desde la rabia. me gusta la rabia que siento ahora. me encanta, me estoy bañando en ella cada día esta última semana. aceptar la rabia de esta forma me está ayudando a que ésta no se me lleve, sino que nos movamos juntas, las dos, como si fuéramos una. o quinientas. como si fuéramos mil. mil cuerpos heridos que gritan pidiendo reconocimiento, que rabian porque llevan el peso constante de la violencia diaria, estructural y simbólica. cuerpos que pueden doler y que también saben amar. sí, las que sentimos rabia también sabemos amar. algunas incluso hemos empezado a amarnos a nosotras mismas.

 

photo_2017-08-13_11-52-10

de-construïm juntes les tanques

original publicat al blog d’enrenou pel fanzine de temàtica plurisexual que estem preparant (només està en català i no vull traduir-lo). dedicat a totes les plurisexuals o no monosexuals, a totes les desorientades que hem perdut el nord. i el sud.

murs, fronteres, límits que no puc escollir. un reconeixement que no surt de mi. hi és. no es poden negar les barreres que posen altres. s’ha de reconèixer i visibilitzar l’estructura que les sustenta. ‘salta tanques’, em diuen. i jo no faig més que preguntar-me per què merdes posen tanques enmig de llocs com el meu cos, el meu cor, les meves pors, les meves idees, ideologies, o les meves paraules. em divideixen, en dos.

no sóc dues, però tampoc sóc ‘una’. sóc múltiple. sóc confusió. sóc difracció. i sempre em torno a ajuntar: filla híbrida de molts mons (dos de visibles, molts altres sense nom). mescla, barreja del sud i del nord: nord-est, sud-oest, o més aviat entremig, allà on cap línia existeix. pols inventats per mercaders, burgesos, nobles i estructures colonials, que pretenen conquerir la meva veu per treure-me-la, per dominar-la, per esborrar-la, per partir-la en dos.

imperialisme de símbols que fluctuen. no puc estar, no puc esdevenir, no puc canviar, no puc dubtar, no puc ser el que no haig de ser, no puc embrutar(-me). no puc somniar. per aquest motiu decideixo no dormir, i escapar-me durant la nit per de-construir totes juntes les tanques que ens han obligat a creure que nosaltres mateixes hem escollit.

12105710_10207541355271001_1053764527239977336_n