difracciones

la noche en que brillaste caminabas silenciosa cerca de mí. la intensidad me paró. la intensidad que me llama constantemente. esa intensidad que está allí, esperando a que la abrace. esa intensidad que tiene mirada de ida, de loca. de esas a las que siempre nos han dicho que no podemos formar parte de la normalidad. de esas que nos han perseguido y excluído a la vez. de esas a las que en el colegio nadie quería al lado. yo era una de esas.

te sigo mirando, y veo luna. me fascina el brillo que se refleja y luego se difracta en superficies múltiples y diferentes. esos materiales que son diferentes, que divergen, que no son iguales que todo lo que le rodea. en ellos me difracto, me expando, me contraigo, para luego volverme a juntar.

nunca me rendí. y por eso estoy aquí.

 

19092686_10213125018299087_830387157724165034_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

es tiempo de lamerse heridas

tengo muchas ganas de lamerme cada una de las heridas. sé que son muchas, pero ganas y ayuda no me faltan. quiero poder caminar sin sentir que me ahogo en cada pensamiento. quiero poder tocaros sin tener ganas de huir. quiero poder estar al lado de quien me ha ayudado. quiero devolveros todo eso que me habéis dado. quiero quereros, amaros, afectaros, acompañaros. quiero que me atraviese cada rayo de sol, y bañarme en cada gota de lluvia. quiero ser, estar, sentir, vivir. quiero lanzarme al vacío sin hundirme. quiero la intensidad. que algún día llegará. que algún día volverá.

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

redes a/efectivas

llevo años deseando tener la fuerza para marchar de mi infierno particular. nunca la he tenido. ahora la tengo. eso no quiere decir que no me duela. pero tengo la fuerza, y una red sobre la que tengo ganas de lanzarme, a la que tengo ganas de pedirle un soporte. una red que quiero empezar de una vez por todas a querer y dejar que me quiera. una red a la que quiero cuidar. y ahora cuento los días hasta conseguirlo. poco a poco, pero podré. y lo mejor de todo: esto querrá decir que también puedo cuidar de mí.

18836721_10213018847564885_8592668835467820063_o

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

 

va por vosotres

va por vosotres. va por el que me llama porque está en crisis. por la que me pide tímidamente cuando nos podríamos ver. por ese suave e intenso cuerpo. va por esas largas charlas filosóficas con tacto. va por esas dudas. va por esos encuentros efusivos que siempre empiezan y terminan con un ‘te quiero mucho’. va por esos bailes y esas largas charlas sobre relaciones dolorosas. va por la rabia que siento de no poder dedicaros más tiempo, más estima, más intimidad, más caricias. va por esos besos que os daría y que soy incapaz de gestionar. va por vuestro afecto, que siento cada segundo de mi vida. va por los cuidados que siento. va por la admiración constante que siento por cada une de vosotres. va por mis vínculos. gracias por estar.

no lo voy a hacer por mí. lo voy a hacer por vosotres, que me cuidais más de lo que lo he hecho conmigo misma en toda mi vida. mi fuente de fuerza, mi cariño, que algún día podré devolveros.

 

15369952_10211301327387954_1100520323993673210_o

 

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

 

llámale trauma

no llegué a pensar que daría un salto. leía etapas donde se ve que no existían. pensaba que caminar en esa dirección era difícil. quería llorarte y lo que lloro ahora no tiene que ver contigo directamente, sino con lo que has impreso sobre mi cuerpo. tantas veces me di cuenta, y siempre conseguías atraparme. no vas a volver a joderme más.

no le llames ‘como un trauma’, llámale ‘trauma’, que es lo que es. me despierto con angustia, llorando, pensando que aún estoy allí, sin escapatoria, teniendo que subir cuesta arriba, cada día. me despertaba oyendo como me ridiculizábais, todes. os odio, mucho. y ese odio me da felicidad y energía ahora mismo para curar todas mis heridas.

tengo un viaje pendiente, para hacer las paces con el tiempo que decidiste robarme.

espirales

de la calma a la rabia. de la rabia al llanto. del llanto a no saber qué hacer. cualquier discurso es ‘malinterpretable’: pide empatía, y se la darán a quien te agrede; pide sensibilidad y se la darán a quien esté en una situación menos vulnerable; pide apoyo y te darán bastones que no necesitas; pide comprensión y te dirán que seguirán tolerándote. el respeto, hacia arriba. el amor, hacia quien lo desmerece. y me gasto y me desgasto, porque siempre hay alguien por debajo, y siento que no merezco llorar.

a veces me siento en un callejón sin salida y recuerdo una frase que hace mucho leí en algún lugar: que a veces hace falta ir hasta el final del callejón para darse cuenta de que no tiene salida. el problema es que hay quien te tiene en círculos: no es que no haya salida, es que no hay principio ni fin, una espiral constante de violencia con la promesa de que algún día, a lo mejor, podrás salir.

10665860_10205150738387073_1095515835349422013_n (1)

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)

calma intranquila e intensa

entrar, aspirar, tocar, amar, afectar, descansar. después de años de tensión absoluta y constante, llega una calma intranquila e intensa. conmigo, y con vosotres. la ansiedad va bajando. el miedo va transformándose en otras cosas, más llevables y menos frenantes.

cerrar los ojos y recordar esos momentos, distantes en el tiempo, parecen irreales. y ahora se mezclan con momentos dulces y suaves. saber de donde vienes es importante para comprender el proceso, para autocomprenderte. debe ser la primera vez en 37 años que siento este afecto real por mí.

17492412_10212301868040845_4832761237493599111_o

(aviso en todos los textos: lo escrito aquí no tiene ni porque ser actual, ni estar referido a una persona concreta, ni siquiera a una persona, pueden ser conceptos, ideas o vivencias personalizadas o puedo estar hablando de procesos, o de mi misma externamente a mí)